Coches del Este 2

ICONOS | COCHES DEL ESTE

Se abre el telón... (2ª parte)

Ya hemos visto los hierros sobre ruedas que fabricaron soviéticos, polacos alemanes o checos, veamos ahora qué hicieron los chinos y otros. Sigamos camaradas…

ZAZ Zaporožec 968 (1970's) | Foto: wikipedia/schreibschaf

02.06.2016

Mi tiempo y esfuerzo me han costado encontrar información sobre la industria automovilística china, al menos de antes de 1985. China fue siempre un país básicamente agrario y mal que pese a sus autoridades, hasta mediados de los años ’80 no empezó a salir de su atraso. El primer coche chino lo comenzó a fabricar la empresa First Automotive Works en 1958. Si echamos un vistazo a la historia de China, veremos que este año arrancó el Gran Salto Adelante, el famoso intento de Mao Tse Tung por sacar a su país del sempiterno atraso. Y se ve que consideró que entre otras cosas China debía tener su propio automóvil, aunque hasta entonces lo consideraran un símbolo capitalista – es que al final a todos nos gustan los cochecitos. En este caso el “cochecito” era un pedazo de limusina que llamaron Hong Qi CA72, del que se fabricaron 198 unidades en seis años y fue sucedido por el CA770, fabricado igual que su antecesor con motor y chásis Chrysler para los altos funcionarios del partido comunista chino (pues eso… todos somos iguales pero unos más iguales, etc…).

Y no, Mao no logró nada... ya se sabe, más bien al contrario: sus experimentos no dieron el esperado impulso económico ni industrial al país (ni mucho menos) pero sí causaron la muerte de millones de personas, sobre todo por las terribles hambrunas. Buf… en fin, sigamos con los coches… hubo otros coches, todos ellos con tecnología foránea, como el Shanghai SH760, del que se produjeron 80.000 unidades entre 1964 y 1991 sobre la base del Mercedes 220S de los años ’50, con la parte delantera y trasera ligeramente modificada. Los funcionarios con nivel medio alto que no merecían un Hong Qi recibieron esto, que visto lo visto no estaba nada mal, ya que hasta hace bien poco ir en coche por China era un lujo (tengo que decirlo) ASIÁTICO: en 1985 en China sólo se fabricaban unos 5.000 coches al año y sólo se superó el millón en 1992. Eso sí, en 2014 fueron 24 millones, o una cuarta parte de la producción mundial.

Hong Qi CA770 (1974) | Foto: classiccarweekly.net

Volvaaaamos a Europa y rematemos. En Rumanía tenemos que hablar del acuerdo de colaboración entre Renault y las autoridades de aquél país firmado en 1967, qué casualidad oyes, en el mismo año en que el dictador Ceaușescu ascendía al poder. El fruto inmediato del acuerdo fue el Dacia 1300, basicamente un Renault 12 fabricado bajo licencia de los franceses hasta 2006… si… un R12 en el año d-o-s-m-i-l-s-e-i-s. Tampoco dejaré de mencionar la marca ZAZ Zaporožec, que produjo entre 1958 y 1994 en Ucrania el coche más asequible de la Unión Soviética y como tal era… bueno… que hablen los propios usuarios y avenidos: “la última venganza de Stalin”, “el insecto del Kremlin” o “el tambor de la taiga” fueron los apodos más amables que recibió. Y como me queda un hueco, mencionaré otro pero realmente más por cultura que por pasión: el Wartburg, otro cacharro con motor de dos tiempos del que se hicieron 1.600.000 unidades entre 1956 y 1991 - su desaparición fue otra de las ventajas de la caída del muro, aunque parece ser que aún circulan unos 7.000 por Alemania.

Shanghai SH760 (1970's) | Foto: wikipedia/herranderssvensson

Una curiosidad

Es interesante adentrarse en el contexto en que fueron fabricados los coches soviéticos en los años ‘50 y ‘60. Ante todo hay que tener en cuenta que en invierno las temperaturas alcanzan los -40ºC en Moscú, pero en Siberia se pueden registrar hasta -70ºC. Además, en las zonas rurales los vehículos debían vadear ríos y transitar por caminos de tierra, nieve, barro… Finalmente, las distancias a recorrer son enormes y el taller más próximo puede quedar a cientos de kilómetros. Pensando en todo esto, coches como el M21 “Volga” o el Lada 2101 se construyeron con una suspensión más elevada de lo normal, que en el caso del Volga dejaba el coche a 20 centímetros del suelo. Ambos modelos se fabricaron en los primeros años con una manivela de arranque (sí, sí) para cuando fallaba la batería por el frío. Los Lada hasta incluyeron una bomba de gasolina de accionamiento manual, por si el frío dejaba la bomba normal fuera de combate. Por último os contaremos que los coches soviéticos de aquellas décadas se entregaban con un kit de herramientas que haría las delicias de cualquier manitas, incluyendo la dichosa manivela de arranque, multitud de llaves inglesas y destornilladores, una bomba para inflar neumáticos y hasta botes de pintura para esos rasguños tras el viaje por la estepa siberiana. Do-it-yourself, soviet style!

Dacia 1300 (1970's)

En el cine

Hay que ver qué difícil me lo han puesto estos coches para encontrar pelis decentes. Pero el tesón en la búsqueda ha dado sus frutos: a ver quién es capaz de visionar “Береги́сь автомоби́ля” (1966), algo así como “Cuidado con el coche”, película de culto soviética en la que una especie Robin Hood ruso roba Volgas de funcionarios corruptos para dárselos al pueblo. En otra película un poco más cercana y comercial, “Babylon A.D.” (2008), se puede ver el GAZ 14 Chaika de la foto de más abajo. Y termino con una excelente peli alemana: “Das Leben der Anderen” (2006), estrenada en España como “La vida de los otros”, sobre los últimos años de existencia de la RDA, en la que salen varios coches populares en el ahora extinto país. Por lo demás, estos coches se pueden ver en multitud de películas de espías de la guerra fría, o en alguna sátira como la desternillante “One, two, three” (1961), estrenada en España como “Uno, dos, tres”.

En miniatura

La marca SpecialC-75 fabrica un Volga M21 a escala 1:43 a buen precio pero muy detallado. También hay Volgas de Lucky y Neo en varias escalas. Los Trabant se encuentran a 1:18 de la marca Sun Star y a 1:24 de Welly. La marca SpecialC-58 fabrica Chaikas y ZILs a escala 1:43. Y por último encontraréis un Lada 2101 de la policía de Berlín de la marca Busch por un precio… bueno un poco alto pero los detalles son increíbles para una escala de… 1:87.

Valor (en 2016)

Las muchas desventajas prácticas, la técnica obsoleta y el martirio al que fueron sometidos los coches fabricados en el bloque comunista han hecho que hoy en día gran parte de ellos haya desaparecido. Falta todavía mucho para que un Lada 2101 se convierta en objeto de culto, pero los Volga (en especial el M21), Chaika o Tatra ciertamente lo son, aunque aún no alcancen precios muy altos. Un Tatra 603 en muy buen estado debería costar unos 30.000 € y un buen M21 unos 10.000 €. Pero esto es de lo mejorcito que podemos encontrar… por un Dacia, Lada, Trabant o Škoda no deberían pedirnos en general (salvo excepciones) más de unos 3-5.000 €.

La técnica

Quizás el motor más modesto de todos los que se fabricaron más allá de la cortina fue el encargado de mover los 600 kg del Trabant: un dos cilindros de dos tiempos que daba 26 CV y permitía alcanzar los 100 km/h en 21 segundos... y ahí se acababa la aceleración porque esa era su velocidad máxima. Cada vez que se echaba gasolina había que añadir aceite de dos tiempos en una proporción de 50:1 o 33:1, pero afortunadamente las gasolineras de la época servían la mezcla directamente desde el surtidor. En las primeras unidades no había indicador de nivel de la gasolina, así que había que meter una varilla en el depósito para saber si quedaba combustible.

Fotos: varios

Y en cuanto a la introducción chistosa que hacía en la primera parte de este artículo, vamos a terminar con la marca checa Škoda, que hoy en día está integrada en el grupo Volkswagen, pero que durante décadas fabricó peculiares coches con motor y tracción traseros que combinados con una rudimentaria suspensión le daban un comportamiento mortífero en carretera - afortunadamente los modestos motores no proporcionaban mucha velocidad al vehículo en cuestión. El caso es que a finales de los años '70 consiguieron llegar a occidente no pocos Škodas, suficientes como para que el vulgo, siempre tan ingenioso, comenzara a hacer chistes haciendo mofa y burla de sus diseños feos y anticuados, de los acabados que no merecían este nombre y de su penosa fiabilidad. Un ejemplo: ¿Cómo se dobla el valor de un Škoda? ¡Llenando el depósito! (por favor, risas enlatadas una vez más, si lo consideráis oportuno). Nevertheless, estos coches, como la mayoría de los que hemos visto, también tenían algunas ventajas: construidos para sobrevivir en países con "carreteras" entre comillas y sin red de asistencia, eran robustos y de técnica muy simple. Y no olvidemos su carisma, del cual tenían a toneladas. Да, Товарищ!

DH

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO...

ADEMÁS, TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Contacto
Facebook
Instagram
Pinterest
Newsletter

Todos los textos, las fotos acreditadas a iconroad.es y el logotipo "ICON ROAD-ClassicCars" son propiedad del autor y queda prohibida su reproducción total o parcial.

Los créditos de las fotos se indican siempre al pie, excepto si son públicas. Si aún así ves una foto tuya no acreditada por favor contacta con ICON ROAD para remediarlo. My aim is that every picture gets its credit to the owner. Nevertheless, should you see an uncredited picture of your own, please contact me in order to fix it.

Logotipo diseñado por David de Ramón - visita www.davidderamon.com