Coches del Este

ICONOS | COCHES DEL ESTE

Se abre el telón...

Durante la mayor parte del siglo XX Europa anduvo dividida. Echemos un vistazo a algunos de los coches que se fabricaron en el bloque comunista. Vamos camaradas…

GAZ M21 Volga (1958)

26.05.2016

Se abre el telón (de acero, claro) y aparece... un Škoda! (dentro risas enlatadas). Esta no es una historia de coches de chiste, pero digamos que algunos inspiraron más de una ocurrencia, broma o ironía. Y es que esta vez os hablaré de los coches producidos en los países comunistas durante la Guerra Fría y más allá… vehículos marcados, salvo algún destello de ingenio, por un casi perpetuo anacronismo, símbolo de aspiraciones y miserias de administraciones ineficientes y planes quinquenales. Tras la Segunda Guerra Mundial la Unión Soviética estaba aún traumatizada por la devastante invasión nazi y además, por supuesto, tenían una dictadura que preservar, así que decidieron que lo mejor sería implantar el sistema comunista a modo de protección en los países que los rodeaban, fuera por las buenas… o por las otras. En Europa Central estos países formaron una cadena que cortó el continente de Norte a Sur formando... bueno… el término lo popularizó Winston Churchill en un discurso en 1946: “Desde Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente una cortina de hierro”. O, en España, telón de acero.

GAZ M20 Pobieda (1955) | Foto: klassikot.fi

A uno y otro lado de la cortina el diferente enfoque vital marcó el devenir de su industria automovilística. Los coches de aquí los conocemos bien (y si no, ¡os los cuento aquí!), pero los automóviles del otro lado son grandes desconocidos, así que vamos a arrojar un poco de luz en este oscuro garaje, empezando… pues por la Unión Soviética. Aquí la industria del automóvil de preguerra fue casi inexistente y los nazis destruyeron lo poco que había, con lo que tras la Segunda Guerra Mundial los soviéticos tenían pocas opciones... bueno, comenzaron por llevarse de la Alemania ocupada la maquinaria de la fábrica de Opel como “compensación” por la guerra, así que desde 1946 la Gorkovsky Avtomobilny Zavod (Fábrica de Automóviles Gorky) estuvo escupiendo de sus instalaciones un vehículo basado en el Opel Kadett de los años '30 que llamaron GAZ Poveda (“Victoria”). Este vehículo se siguió fabricando durante años, pero hacia 1958 se quedó anticuado incluso para los sufridos soviéticos, así que decidieron dejar de fabricarlo y ceder la licencia a los pobres polacos, quienes tuvieron el inmenso placer de seguir fabricándolo (y conduciéndolo) bajo el nombre de Warszawa hasta... believe or not... 1974.

ZIL 111 (1957) | Foto: favcars.com

Además del Pobeda, la GAZ desarrolló coches propios y de ellos uno fascinante y aún hoy recordado como un hito en la historia automovilística soviética: el GAZ “Volga” M21 de 1956, coche robusto hecho a partir de planchas de duro y grueso acero soviético, con unas suspensiones arcaicas que le daban un feeling de conducción un tanto especial, pero con una mecánica en general sencilla y duradera. El M21 fue sucedido en 1971 por el M24, que se fabricaría… bueno… parte de los actuales Volga aún están basados mecánicamente en el M24. Los Volga se fabricaron para funcionarios y taxistas y la gente “normal” sólo lo pudo comprar de segunda mano. Pero ya se sabe que en la sociedad soviética todos los camaradas eran iguales, pero había algunos que eran "más iguales" que los demás. Para estos últimos, es decir, los altos mandos del Partido Comunista, GAZ produjo coches de “lujo” la marca “Chaika”. Sólo unos pocos pudieron darse el gustazo de conducir (o más probablemente, "ser conducidos") en un Chaika, diseñado al estilo americano de los años ’50 con sus cromados, su radio, su antena automática y sus elevalunas eléctricos. Incluso, para climas más cálidos se fabricó una versión descapotable.

Škoda 110 R (1977)

Seguimos hacia arriba en el escalafón y llegamos a los camaradas secretarios generales, los Krutschev, Brezhnev o Andropov de turno. Estos necesitaron algo más representativo que un Chaika para recibir a mandatarios extranjeros o participar en aquellos famosos desfiles por la Plaza Roja de Moscú. Para ellos se produjeron las tremendas limusinas de seis metros bajo el nombre de ZIL (Zavod Imeni Likhachova o Fábrica de Automóviles Likhachov, antes conocida como Fábrica de Automóviles Stalin - se ve que se cambiaban el nombre según estuviera de moda uno u otro mandatario, complicaciones que trae el culto a la personalidad).

Otro hito automovilístico más allá del telón tenía lugar a mediados de los '60 con los acuerdos de soviéticos y polacos con Fiat de intercambio de acero soviético por know-how italiano para producir su propia versión del Fiat 124, pero con motores propios. En el caso de Polonia, el Politburó polaco andaba cada vez más ruborizado por tener el dichoso Pobeda como cacharro… perdón… coche para sus sufridas masas y en este caso fabricaron el 124 bajo la marca Polsky Fiat. En la URSS se fabricaron en la Avtomobilny Volzhsky Avtomobilny Zavod (Autofábrica de Automóviles del Volga) bajo la marca Lada cuyo modelo 2101 sirvió de coche para el pueblo al estilo del VW Escarabajo o el Citroën 2CV, siendo incluso exportado durante años con relativo éxito. Los italianos pusieron el know-how y el dinero y los soviéticos les pagaron con acero de dudosa calidad que por su alto contenido en cobre se oxidaba muy fácilmente y que fue usado en los Fiat y Alfa Romeo de los años 70, dando a la industria italiana la reputación que aún hoy en día le está costando hacer olvidar. En fin, el verdadero exitazo de exportaciones de Lada sería el pequeño todoterreno (como se llamaban antes…) Lada Niva. Hoy en día la AvtoVAZ pertenece al grupo Renault/Nissan…

Otro esfuerzo muy serio para fabricar un coche propio para las masas al otro lado de la cortina fue… no podía ser de otra manera… el de los alemanes. A mediados de los años ’50 las autoridades de Alemania Oriental veían cómo el “Escarabajo” se vendía y hasta se exportaba con éxito, mientras ellos en su país predicaban que el automóvil privado era un artículo de lujo y como tal no se aspiraba a motorizar a las masas. Pero faltaban todavía unos años para la construcción del muro y los camaradas huían a Occidente por decenas de miles, así que el Politburó alemán se puso manos a la obra, qué remedio oyess, algo habrá que darles para que se queden... Nació así en 1958 el Trabant ("compañero") fabricado por el Volkseigene Betrieb Sachsenring Automobilwerke Zwickau (toma ya) para dar a los alemanes orientales lo que el Escarabajo fue para los occidentales: un coche para motorizar a las masas, que llevarían generaciones en sus corazones. Y en este caso alguna generación más, ya que el Trabant se fabricó prácticamente sin cambios hasta… 1991, simbolizando así de paso el estancamiento económico del país.

Trabant 601 (1980's) | Foto: wikipedia/highcontrast

Debido a la dificultad para conseguir acero de calidad, para construir el Trabant se decidieron por una carrocería con estructura de acero en la que el techo, capó y tapa del maletero, guardabarros y puertas estaban hechos de Duroplast, un compuesto similar a la bakelita hecho con resinas de fenol de la industria del tinte de Alemania Oriental reforzadas con desechos de algodón de la Unión Soviética. El motor elegido fue uno de dos tiempos, qué se le va a hacer… más abajo en los datos técnicos explicamos más sobre él. Tres millones se fabricaron pero la verdad es que la mayoría de sus usuarios acabaron hasta las narices de no poder aspirar a nada mejor: tenían que esperar años para que les dieran uno (apuntaban a los beibis recién nacidos en la lista para que les tocara uno cuando cumplieran la mayoría de edad) y todo para que les dieran lo que les daban… el motor de dos tiempos ya era una antigualla en los años ’60 y en los ’80 comenzó a llamar la atención la falta de seguridad del vehículo en cuestión, incluyendo el pequeño detalle de la carrocería inflamable, trampa mortal donde las haya en cualquier accidente con incendio.

En general, la tasa de mortalidad en accidentes de circulación en la Alemania Oriental fue terrorífica, unas 30 veces la media de la occidental. En suma, el hecho de que a finales de los ‘80 le "injertaran" un motor Volkswagen no consiguió salvar al Trabant de un fin que le llegaba con un par de décadas de retraso (como poco). Sin embargo, ha quedado como símbolo de la reunificación alemana y las imágenes de alemanes del este cruzando la frontera en estos cochecillos han quedado impresas en la memoria colectiva del país, humillo azul del escape incluido.

Volga M21

Y por fin llegamos a un automóvil fascinante, intrigante y sorprendente, la genialidad e inventiva checas al servicio de… aquí están de nuevo… los altos oficiales del partido comunista, que ya se sabe que no podían moverse de un lado a otro en cualquier vehículo, no señor. Pues en Checoslovaquia de movieron durante muchos años con un Tatra T603. El nombre de la marca viene de una preciosa cordillera que separa Polonia de la República Checa, el motor viene de antes de la guerra, un gran ocho cilindros montado… en la parte trasera, al estilo del Volkswagen Escarabajo. Y en cuanto al diseño, quizás de todos los automóviles construidos, incluidos los más feos, éste sea el coche que más merezca el calificativo de “bizarro”, con sus formas redondeadas, su enorme trasero y (al principio) sus tres faros delanteros. Radical, ¿no? Desgraciadamente no se sabe muy bien cuántos se hicieron, ya que la compañía también era especial a la hora de fabricar: a menudo los Tatra usados volvían a la fábrica, se renovaban enteros con las últimas novedades técnicas y estilísticas y salían de nuevo a la calle como coches nuevos.

Y hasta aquí puedo leer… la semana que viene remato la faena – entre otras cosas veremos cómo (no) se las arreglaron los chinos con los coches en épocas pretéritas.

DH

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO...

ADEMÁS, TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Contacto
Facebook
Instagram
Pinterest
Newsletter

Todos los textos, las fotos acreditadas a iconroad.es y el logotipo "ICON ROAD-ClassicCars" son propiedad del autor y queda prohibida su reproducción total o parcial.

Los créditos de las fotos se indican siempre al pie, excepto si son públicas. Si aún así ves una foto tuya no acreditada por favor contacta con ICON ROAD para remediarlo. My aim is that every picture gets its credit to the owner. Nevertheless, should you see an uncredited picture of your own, please contact me in order to fix it.

Logotipo diseñado por David de Ramón - visita www.davidderamon.com