Seat 600

ICONOS | SEAT 600

¡Pepe ya tiene coche!

¿Es posible a estas alturas hacer un homenaje al “pelotilla” sin caer en los tópicos que todos hemos oído “cienes” de veces? Buff… creo que no, pero aun así voy a intentarlo

Seat 600 L (1970) | Foto: SEAT

15.09.2016

Verano del ’57… la bellísima Sara Montiel se contonea por las pantallas de cine en El último cuplé, se está terminando de construir el Camp Nou y en Madrid todos comentan la noticia del bebé que acaba de nacer… en un taxi: el nuevo cristiano ha sido apadrinado por la esposa del alcalde, según cuenta ABC. Aunque nada de esto es comparable con el éxito de nuestro pequeño ruiseñor, el gran Joselito con sus 14 años que parecen ocho. El año pasado los universitarios se lanzaron a la calle pidiendo libertad y se llevaron las primeras tundas de los “grises”. Tras el verano, una tremenda riada inundará todo el centro de Valencia dejando más de 80 muertos… Casi dos décadas después, España aún se lame las heridas de la guerra, hace tan sólo cinco años que los alimentos dejaron de estar racionados y el país está al borde de la suspensión de pagos por el empeño de los que mandan en la autarquía y en controlar todo hasta el más mínimo detalle.

Seat 600 N (1957-63)

Afortunadamente la cosa está tan mal que hasta el régimen se ha dado cuenta de su tremendo error y en el último momento ha puesto en marcha el Plan de Estabilización y Liberalización, con medidas de apertura al exterior, mayor inversión en infraestructuras y la llegada a nuestras playas de las famosas suecas de curvilíneas estampas y breves bikinis, digooo… la apertura de España como destino turístico. Así que desde finales de los ’50 España vivirá una época de crecimiento sin parangón (se hablará del “milagro español”) cuyos motores serán el turismo, el ladrillo y… la industria del automóvil. Efectivamente en los años ’50 España se especializa en la fabricación bajo licencia de marcas extranjeras, fundándose FASA Renault en 1951, Citroën Hispania en 1956 y la SEAT, concebida para fabricar automóviles bajo licencia FIAT. Los italianos venían coqueteando con esta idea desde los años ’30 y por fin lograban su objetivo.

Seat 600 E (1969-73)

Así que entre pantano y pantano, en 1952 el jefe del Estado inaugura la primera fábrica en la Zona Franca de Barcelona. El primer modelo será el SEAT 1400 y el segundo se lanza en 1957. Sí. Aquí llega. Es él: el Seiscientos, coche de cuatro plazas "para la familia y el hombre de negocios", según la publicidad de la época – el símbolo de la motorización de este país, como lo fueron el Escarabajo en la Alemania de los ‘50 o… las limusinas negras en la Rusia de los ‘90. En esta época el paisaje automovilístico no es muy halagador que digamos: predominan autobuses y camiones, que comparten espacio con carros tirados por animales (ya sean burros, caballos o bueyes, que sueltan sus excrementos por doquier), multitud de motos y microcoches y un puñado de turismos en manos de algunos privilegiados. Y llega el 600, dirigido al hombre (a la mujer, por ahora no) de a pie que empieza a considerar dejar la Vespa y comprarse un coche propio. Para lo cual debe firmar letras por valor de unas 65.000 pesetas. En Internet he visto reiteradamente que esto serían 390 Euros pero hay que tener en cuenta que el dinero va perdiendo valor con los años – la dichosa inflación, cuya cifra acumulada desde 1957 es aproximadamente del (agarraos) 3.700%.

Seat 600 N (1961)

Con esto, las 65.000 pesetas de 1957 equivaldrían hoy en día a alrededor de 2.400.000 pesetas, es decir, unos 14.500 Euros. Y ahora viene lo interesante… considerando un salario medio de 13.000 pesetas en 1957 se necesitaban cinco años de sueldo para pagar un 600. Hoy en día, considerando un salario medio de 26.000 Euros, harían falta algo menos de siete meses de sueldo – aunque por supuesto el sueldo se va en otras muchas cosas, esto es un cálculo a mero título comparativo. La buena noticia: ésta era la situación en 1957 pero afortunadamente durante los años siguientes los salarios irían creciendo y cada vez sería más fácil comprarse un 600 – o lo que fuera.

El siguiente escollo serían las listas de espera de hasta un año, que se podían agilizar si uno tenía familiares o amigos en la administración o en la tienda. Y cuando POR FIN llegaba el día de recogerlo, el orgulloso propietario recibía un coche que medía 3,3 metros y pesaba 600 kg – igual que un toro de lidia como los de Osborne, cuyos carteles empiezan a despuntar en el paisaje nacional. Para mover este peso bastaron entre 20 y 29 CV con los que el cochecito cogía los 115 km/h, consumiendo 7 litros a los 100 km en carretera – ó 10 en ciudad. Y así, con su maletero de 70 litros pero con una baca en la que el cielo era literalmente el límite… paaaara el pueblo o la playa que se iba la familia entera: mamá, papá, los niños, la suegra, las maletas, la sombrilla, el gato y el loro – ya os decía yo que iba a ser difícil evitar los tópicos. Y ahondando en ellos, no había que olvidar empaquetar para el viaje bocatas, una bota de vino y… una buena ración de paciencia: los periplos vacacionales se eternizaban hasta 15 ó 20 horas… sin aire acondicionado… adelantando cuando era posible a camiones y carretas. Eso sí que era viajar.

El Seat 600 nº 100.000 sale de la cadena de montaje (1960's)

Hubo cuatro versiones: N (1957-63), D (1963-70), E (desde 1969 y ya con las puertas convencionales en lugar de las mirabragas o suicidas) y L (desde 1972). Y hasta aquí puedo leer así que nostálgicos no se me emocionen porque llegamos a principios de los ’70 y ya el “seílla” comienza a ser anacrónico y no dispone de sitio para anclar los (ya obligatorios) cinturones de seguridad. Además, en 1972 la misma SEAT pone a la venta el 127 y Renault lanza el R5, ambos mucho más modernos. Así que en 1973 sanseacabó la producción del 600 – aunque no su historia, pues siguió siendo un coche muy popular hasta bien entrados los años ochenta. Famosa es la pancarta que desplegaron los trabajadores de SEAT cuando salió de fábrica el último tras 800.000 unidades producidas: “Naciste príncipe y mueres rey”. Y bonita es también esta frase de Manuel Vázquez Montalbán, como si de un epitafio se tratara: "el día en que los españoles empezaron a subir a los 600 empezaron a alejarse de su pasado e iniciaron una excursión de fin de semana de la cual aún no han vuelto".

Seat Formichetta (1961-66) | Foto: CochesClásicos

Una curiosidad

La FIAT fabricó 2.700.000 unidades de su 600 en Italia entre 1955 y 1969 y se hizo de oro vendiendo licencias a otros países. Así que además del SEAT, tenemos el FIAT 600 argentino, del que se fabricaron 300.000 unidades entre 1960 y 1982 y el chileno, del que se hicieron unos 12.000. En Europa del este encontramos en la ex-Yugoslavia el Zastava 600: 900.000 unidades entre 1960 y 1985 y el ZAZ Zaporoshez 965 fabricado en Ucrania, inspirado fuertemente en el 600: 320.000 unidades; También la propia FIAT lo fabricó en Alemania con su filial FIAT Neckar, construyendo 170.000 unidades entre 1956 y 1968.

Y luego están las variantes del SEAT Seiscientos, de las que voya destacar aquí dos: los Talleres Costa fabricaron 10.000 unidades de la Formichetta, versión furgón con dos puertas laterales y también el SEAT 800, versión alargada 18 centímetros con cuatro puertas, de la que se hicieron unos 18.000 ejemplares. Y no olvidemos la multitud de preparaciones deportivas, las más famosas a cargo de Abarth.

Seat 800 (1964-67) | Foto: iconroad.es

El personaje

Dante Giacosa. Grabaos este nombre a fuego en la memoria porque este personaje es uno de los grandes de la historia del automovilismo. Para impresionar a los escépticos os dejo directamente su portfolio y luego os cuento algunas cositas sobre él: FIAT 500 “Topolino” (coche mínimo que debía ser tan económico como para que lo pudieran comprar los operarios que la construyeron), Cisitalia 202 (expuesto en el Museum of Modern Art de New York como "escultura en movimiento"), FIAT 8V, FIAT 1100, FIAT 600 y 600 Multipla, FIAT Nuova 500, FIAT 1300/1500, Autobianchi A112, FIAT 124, FIAT Dino (en colaboración con Ferrari) y por fin los FIAT 130, 128, 127 y 126. Y me dejo muchos. Y se involucró principalmente en el diseño de los motores por tierra, mar y aire pero estuvo al frente del Centro Stile y también firmó algunas carrocerías como en el caso de la 500 “Nuova” o del 600. Y no he mencionado su trabajo en el sector aeronáutico y marino.

Nacido en Roma en 1905, se licenció en ingeniería con sólo 22 años (!) y es interesante destacar que en el colegio estudió la rama clásica, es decir, latín y griego, que según él le dejaron una impronta indeleble en su estilo cultural y proyectista, dándole un sentido de la medida y el equilibrio sin el cual no habría podido desarrollar mi trabajo. Contratado por enchufe en la SPA (que poco después sería absorbida por la FIAT), al principio lo tuvieron ahí sentado sin encargo alguno, así que Giacosa decidió realizar por iniciativa propia pequeños proyectos de modificaciones y mejoras, sometiéndolos a sus jefes, que fueron valorando positivamente su trabajo y encargándole poco a poco trabajos de mayor responsabilidad. Un ejemplo de tesón e iniciativa. Giacosa se retiró de la FIAT en 1970 y murió en 1996 tras una vida plena-plena.

En el cine

Comenzamos con Ya tenemos coche (1958), en la que un padre (¿quién si no?, generalmente la madre aun no conducía) de familia que para comprar su Seiscientos debe vender su amada colección de sellos y su alma al diablo digooo… a su suegra, para obtener de ella la financiación que le falta. Otra peli que actúa en plan cápsula del tiempo es La ciudad no es para mí (1965) con el impagable Paco Martínez Soria… y todos sus secuaces de la época – no falta ninguno: Alfredo Landa, José Sacristán, Gracita Morales y José Sazatornil "Saza". Ya se sabe: un paisano que nunca ha salido de Aragón llega a Madrid y alucina con sus modernidades.

Menos conocida pero igualmente fascinante por su valor histórico es Accidente 703 (1962), sobre un accidente con víctimas y las vicisitudes de los que sobreviven al mismo. Y ya de la época del destape mencionaré Viva la clase media (1979), en la que las protagonistas buscarán emanciparse y un 600 será cobijo y cómplice de sus primeros devaneos amoroso-festivos. Y ya para los completistas dejo cinco títulos más: El juego de la oca (1966), Cateto a babor (1970), Préstame quince días (1971), El turismo es un gran invento (1968) y El Cochecito (1960).

En miniatura

Hay muchos FIAT 600 a escala pero del SEAT no hay tantos. La marca Solido hace un precioso pelotilla a escala 1:18 y para escalas 1:24 y 1:43 ya habrá que buscar en sitios de segunda mano, que yo sepa. Eso sí, hay preciosos Seiscientos a escala 1:87 de Wiking y de la marca Toyeko – estos últimos además made in Spain. Y termino con el enorme y precioso modelo a escala 1:8 que ha lanzado hace poco Salvat en fascículos coleccionables.

Valor (en 2016)

Por 2.000 Euros se consiguen Seiscientos en buen estado con la ITV al día, desde ahí el cielo es el límite, como siempre dependiendo del estado de conservación/restauración, del kilometraje, la originalidad de las piezas, cuántos dueños (y si alguno fue famoso). Por ejemplo he visto uno a subastar en Internet que conserva la decoración de La Casera con un valor estimado de entre 6.600 y 8.600 Euros. Y los 800 también están más cotizados, pudiendo alcanzar los 7.000 Euros.

Fotos: SEAT, FIAT, RM Sothebys

Y ¿qué pasó con el plan para relanzar la economía española? Pues que en principio fue un éxito y puso a España entre las naciones más desarrolladas del mundo hasta que la crisis del petróleo del ’73 le puso fin. Y con la llegada de las vacas flacas fueron más evidentes las deficiencias e injusticias de tan loco desarrollo, como las barbaridades contra el medio ambiente, la corrupción y el nepotismo, el abandono del campo o el reparto desigual de la industria, que se instalaba según las veleidades de las autoridades, ninguneando a regiones enteras. Pero acabemos reteniendo en la memoria esa estampa del 600 con la familia unida (jamás será vencida) rodando bajo ese sol ibérico tan especial, recuerdos que junto a otros contribuyen a que hoy en día el 600 sea objeto de colección y que cada vez que vemos alguno por la calle esbocemos una sonrisa.

DH

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO...

ADEMÁS, TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Contacto
Facebook
Instagram
Pinterest
Newsletter

Todos los textos, las fotos acreditadas a iconroad.es y el logotipo "ICON ROAD-ClassicCars" son propiedad del autor y queda prohibida su reproducción total o parcial.

Los créditos de las fotos se indican siempre al pie, excepto si son públicas. Si aún así ves una foto tuya no acreditada por favor contacta con ICON ROAD para remediarlo. My aim is that every picture gets its credit to the owner. Nevertheless, should you see an uncredited picture of your own, please contact me in order to fix it.

Logotipo diseñado por David de Ramón - visita www.davidderamon.com