Ferrari 288 GTO

PASIÓN | FERRARI 288 GTO

Atleta de pasarela

El primero de una dinastía de supercoches que con nuevos materiales y soluciones atrevidas subieron el juego a un nivel superior.

Ferrari 288 GTO (1984) | Foto: talacrest.com

19.05.2016

Este coche es fotogénico lo mires por donde lo mires: la parte delantera con los faros escamoteables (qué tiempos… ¿porqué ya no los hacen?) y las ranuras de ventilación, todo de fibra de vidrio, la parte trasera de Kevlar con las luces encuadradas en un marco… incomparable y las ruedas bien plantadas. Per-fec-to. El resto de la carrocería no tiene desperdicio y es casi lo mejor, especialmente los cuatro musculosos pasos de rueda en plástico reforzado con fibra de vidrio que cubre un chásis tubular. Para los detallistas: sí, el 308 GTB fue la base, pero más bien del diseño, ya que la mecánica era mucho más avanzada, incluyendo el ocho cilindros biturbo encajado longitudinalmente y con el cambio detrás - en el 308 el motor iba transversal con el cambio debajo y una distancia entre ejes 11 centímetros más corta. Por cierto que gracias a su ligereza y excepcional resistencia a la rotura, el dichoso Kevlar se emplea para velas náuticas o en chalecos antibalas. El interior no desmerece la parte de fuera, al menos para los que por aquella época hacíamos nuestra inmersión en la adolescencia, con esos asientos “agujereados” en negro y (a veces) rojo y los instrumentos con todos los números en naranja, incluido el más importante de todos: ¡320!. Y esa palanca… los Ferrari ahora son todos automáticos pero en lo ochenta aún soñábamos con agarrar fuertemente este pomo e intentar recorrer sin muchos tropiezos el camino marcado por la parrilla abierta.

Corría el año ’82 y en el campeonato de rallies se daba vía libre a un nuevo tipo de coche que llamaron Grupo B para coches de “serie” entre comillas ya que bastaba con producir 200 unidades. En Ferrari vieron una bonita oportunidad para competir (y ganar) y para 1984 ya tenían listo el 2+8+8+G+T+O (2,8 litros + 8 cilindros + Gran + Turismo + Omologato). Las siglas eran un guiño al 250 GTO del año ’62, del que os hablaré en otra ocasión. Para que quede claro: todos se pintaron en rojo (los 272, los 5 “Evoluzione” y uno especial que se fabricó para regalar a Niki Lauda, fíjate qué detalle más bonito tuvieron oyess…). Pero no creamos que todo el monte es orégano, el talón de Aquiles de esta combinación entre belleza y músculos está en la relativa facilidad para prender fuego de ciertas partes de su construcción, especialmente los conductos del combustible: unos 70 prendieron fuego en sus años mozos (antes de convertirse en las piezas de museo que son hoy en día – aaaagh!), aunque tranquilos… todos se reconstruyeron.

Fotos: talacrest.com, rmsothebys.com

Y ¿qué fue de los planes en la alta competición? Pues ná de ná. Para homologar el coche había que presentarse ante la FIA con los 200 coches fabricados pero para cuando los tuvieron listos, la polçemica en torno a los monstruos del Grupo B era ya grande por su creciente peligrosidad para pilotos y espectadores. En 1986 la FIA prohibió finalmente este tipo de coches para el campeonato de rallies pero ¿qué nos importa, si nos dejó de regalo este Ferrari, un gran hito de la marca “roja”?

DH

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO...

ADEMÁS, TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Contacto
Facebook
Instagram
Pinterest
Newsletter

Todos los textos, las fotos acreditadas a iconroad.es y el logotipo "ICON ROAD-ClassicCars" son propiedad del autor y queda prohibida su reproducción total o parcial.

Los créditos de las fotos se indican siempre al pie, excepto si son públicas. Si aún así ves una foto tuya no acreditada por favor contacta con ICON ROAD para remediarlo. My aim is that every picture gets its credit to the owner. Nevertheless, should you see an uncredited picture of your own, please contact me in order to fix it.

Logotipo diseñado por David de Ramón - visita www.davidderamon.com